Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un inocente culpable' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
RolinMeteorologo.jpg

viernes, 9 de febrero de 2018

Un inocente culpable


Después de una visita en el año 2012 a las islas Solovki, en el Mar Blanco, donde había estado el primer campo del Gulag, el autor francés Olivier Rolin conoció la historia de Alekséi Feodósievich Vangengheim, El meteorólogo, detenido y deportado allí cuando era director del Servicio Hidrometeorológico de la URSS, acusado de falsear las previsiones metereológicas para sabotear la agricultura soviética.

Apoyado en las 168 cartas que escribió desde el campo a su mujer e hija, con adivinanzas y dibujos para la niña, Rolin reconstruye la historia de Vangengheim a la vez que nos cuenta su propia investigación y las reflexiones que se hace mientras conoce los datos y los escribe. La narración tiene sabor: abundan las referencias literarias, se comenta bien la demente política colectivista de Stalin, se pone de manifiesto el vaivén de perseguidores y perseguidos con cierto morbo —«la única y mínima satisfacción que procura el estudio de aquellos tiempos salvajes es la de comprobar que casi siempre los fusiladores acabarán fusilados. No por obra de una justicia popular, internacional o divina, sino por la tiranía a la que sirvieron hasta la abyección; pero, aun así, fusilados, y sienta bien saberlo»—.

Al final, Rolin dirá que ha procurado relatar las cosas, «tan escrupulosamente como he podido, sin novelar, procurando atenerme a lo que sabía», la historia de un hombre «aficionado a las nubes y que hacía dibujos para su hija, atrapado en una historia que fue una orgía de sangre». Señalará que no ha ocultado sus debilidades, cuando las conocía, que no ha «intentado hacer de él un héroe ejemplar. No era ni un genio científico ni un gran poeta, en algunos aspectos era un hombre común, pero era un inocente». Pero, a pesar del patetismo del relato, hay que dudar, o yo al menos dudo, de que sea tan sencillo llamar inocencia a su ceguera: Vangengheim confiesa una inalterable «fe en el Partido» —seguramente también porque leían lo que escribía— a pesar que «no consigo conciliar en mi cabeza el bolchevismo y este absoluto sinsentido».

Olivier Rolin. El meteorólogo (Le météorologue, 2014). Barcelona: Libros del Asteroide, 2017; 208 pp.; trad. de Miguel Aguayo; ISBN: 978-8417007034. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo