Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Novelas decepcionantes' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ForsythZorro.jpg

viernes, 24 de mayo de 2019

Novelas decepcionantes


Dos novelas decepcionantes, a pesar de que admiro a los autores y lo he pasado bien leyéndolas: El zorro, un thriller maniqueo más de Frederick Forsyth, y Chicago, una novela turbia y confusa, que podríamos llamar negra, de David Mamet.

El zorro es un chico autista inglés que logra entrar en los sistemas informáticos más secretos de los Estados Unidos. Es localizado pero, al ver quién es y cómo lo ha hecho, el servicio secreto inglés lo ficha y, gracias a él, pueden llevar a cabo algunas operaciones que humillan, una y otra vez, al servicio secreto ruso. Este, lógicamente, se pone a buscar deseseperadamente a los culpables de sus fiascos. Como uno siempre espera de Forsyth, su narración es excelente: ágil, documentada, con personajes atractivos, con descripciones detalladas de lo que domina —la forma de funcionar de los espías del pasado—, y con hábiles omisiones de aquellos asuntos que no comprende —como todo el espionaje informático—. También, como es habitual en él, su relato habla de situaciones que han sido noticia en los periódicos últimamente y no se priva de mostrarse muy a favor de Inglaterra y su actual primera ministra —«una rara excepción en la regla del ego»—, ni de complacerse al criticar a Rusia y su actual presidente —«ahora mismo Rusia es tan agresiva con Occidente como lo era durante la Guerra Fría»—. La posición de sus héroes también está clara: sir Adrian «era un veterano en un mundo de jóvenes, pero algunas cosas no cambian. Hay amigos, hay enemigos, hay traidores y hay tontos que hablan demasiado. La época de los encuentros fugaces en callejones adoquinados de la Bratislava ocupada por los soviéticos podía parecer cosa del pasado, pero la información correcta en el lugar y momento adecuados aún podía cambiar la historia». Y, por supuesto, frente a los héroes de Le Carré, el de Forsyth lo tiene claro: «no idealizaba la profesión de espía a la que había consagrado casi toda su existencia. Sabía que tenía su lado oscuro. (…) Su experiencia en “el trabajo” lo había convencido de que, en un mundo sumamente imperfecto, era necesario arriesgarse para que quienes gozaban de una vida libre y segura siguieran viviendo así. Creía en su país y en sus normas de probada validez».

Chicago se ambienta en la época en que Capone domina la ciudad. El periodista Mike Hodge, que había sido aviador durante la primera Guerra Mundial, se enamora de una chica irlandesa que trabaja en una floristería. Cuando la chica es asesinada por un mafioso desconocido, Mike piensa que la culpa es suya por sus investigaciones de los bajos fondos. Después de pasar un tiempo completamente hundido, se plantea vengar su muerte. Quien conozca obras anteriores de Mamet, obras teatrales y películas, puede suponer que la presentación de ambientes y el desarrollo del argumento avanzarán, sobre todo, por medio de largos diálogos con réplicas afiladas continuas. Los problemas son que la trama resulta enrevesada y es confusa la forma en que se cuentan los conflictos que hay entre las distintas bandas mafiosas; que resulta estereotipado y un punto políticamente correcto apoyarse una vez más en los secretos que conocen una sabia madame negra y su, digamos, guardaespaldas; y en que, para una mayoría de lectores, resultan deprimentes los comportamientos destructivos del héroe, primero por su depresión después del asesinato de la chica y luego por su afán de venganza. Con todo, de un autor como Mamet siempre se pueden rescatar buenas observaciones con su toque  de cinismo. Da idea de lo anterior, y del estilo culto de Mamet (que a mí me gusta pero que otros podrían aquí rechazar como impropio, creo que con razón), este comentario de Parlow, un amigo periodista de Hodge: «un romántico es solo un cínico que aún no se da cuenta de las cosas. No pueden romperte el corazón si todo te importa una mierda. El “paraíso del idiota” es una redundancia perfecta. El paraíso, ya sea el amor o el éxito, no consiste en sus atributos agradables, sino en la ignorancia de su transitoriedad por parte del idiota. No puedes vivir en el paraíso a menos que seas idiota».

Frederick Forsyth. El zorro (The Fox, 2018) . Barcelona: Plaza & Janes, 2019; 288 pp.; trad. de Carlos Abreu Fetter y Efrén del Valle Peñamil; ISBN: 978-8401021831. [Vista del libro en amazon.es]
David Mamet. Chicago (2018). Barcelona: RBA, 2018; 317 pp.; trad. de Efrén del Valle Peñamil; ISBN: 978-84-9187-100-2. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo