Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Las cosas cambian' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
HeurtierSweet.jpg

jueves, 9 de mayo de 2019

Las cosas cambian


La historia en la que se basa Sweet sixteen, de Annalise Heurtier, es extraordinaria: en 1957 nueve chicos y chicas negros fueron a clase a un instituto de Arkansas al que solo iban blancos; con apoyo de sus familias, de algunas instituciones que promovían la integración racial, y del ejército de los Estados Unidos, soportaron el rechazo social y de sus propios compañeros, agresiones incluidas, durante un curso. En capítulos alternos la ficción sigue a una de las chicas negras, Molly Costello, que durante ese curso tiene que celebrar la fiesta de cumpleaños a la que se refiere el título, y a una chica blanca, Grace, con cuyos ojos vemos cómo veían a Molly sus compañeros, que acaba teniendo problemas por simpatizar con Molly.

La novela podría ser mucho más completa (seguramente hay buenos libros periodísticos sobre la cuestión que yo no conozco). Pero puede pensarse que simplificar las cosas tal como lo hace también es una manera de conseguir que algunos lectores jóvenes tengan una primera y mínima información sobre estos acontecimientos. El relato en sí mismo es tenso. En él hay referencias a cuestiones de actualidad de la época, como a la música de Elvis Presley, fáciles de captar para lectores jóvenes de hoy. Sin embargo, para entender un poco los motivos de los comportamientos propios de aquellos ambientes, el racismo irracional de unos y las formas de hacerle frente de otros, conviene ahondar más en la historia previa de los estados del sur de los Estados Unidos.

Hay algunos diálogos poderosos como, por ejemplo, el que tiene Molly con su abuela Shiri cuando le pregunta si sirve de algo ir al colegio en esas circunstancias:

«—Sí. Tengo confianza en el Señor. Las cosas cambian, incluso aquí en el sur. En Montgomery, puso Su mano en Rosa Parks. Y ahora, en Little Rock, la ha puesto en vosotros nueve. En ti, Molly Costello.

Miró fijamente a su abuela. Nunca se le había ocurrido verlo así. Tal vez era verdad que Dios la había puesto aquí y ahora para que se cumpliera Su designio. Le gustó esa idea. Se sintió aliviada. Eso significaba que ella no era responsable de nada».

Annalise Heurtier. Sweet sixteen (2013). Lleida: Milenio, 2017; 184 pp.; col. Nandibú; trad. de Cristina Ridruejo Ramos; ISBN: 978-84-9743-767-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo