Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Tramas paralelas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MalcolmCuarenta.jpg

viernes, 29 de noviembre de 2019

Tramas paralelas


Ya que cité a Ursula Le Guin hace unas semanas criticando a J. D. Salinger, pongo ahora dos comentarios tomados de un libro de ensayos de Janet Malcolm que me han gustado mucho y tienen interés.

En uno habla Malcolm de las críticas feroces que recibió la obra de Salinger Frannny & Zooey —que son dos cuentos consecutivos y no una novela— cuando salió, como libro, en 1961. Sin embargo, sigue, hoy en día está considerada «la obra maestra de Salinger» y vemos que son los críticos los que han quedado anticuados: hay veces en que la crítica contemporánea es como «una especie de radar que detecta la originalidad de la obra». (Me alegra saber que Franny & Zooey está tan bien considerada entre los críticos norteamericanos ahora; cito brevemente los dos cuentos en la voz de Salinger; y también me refiero a ellos, y a otro relato del autor, en el artículo titulado Los otros lados de las cosas que, curiosamente, trata sobre el sentimentalismo, la crítica que hacía Le Guin a Salinger).

Otras observaciones de Malcolm se refieren al uso del cenicero y de los cigarros en Salinger. «Fumar, en Salinger, es algo a lo que merece la pena seguir la pista. No hay nada baladí o casual en los cigarrillos y puros que aparecen en sus relatos, o en la forma en que los personajes interaccionan con ellos». Más adelante dice: «en Zooey los cigarrillos conforman una especie de trama paralela. Los cigarrillos ofrecen a los escritores (o solían ofrecerles) una gran variedad de posibilidades metafóricas. Prenden y se apagan. Arden y se convierten en cenizas. Requieren atención. Generan humo. Crean desorden. Mientras oímos hablar a Bessie Glass y a Zooey, seguimos las fortunas de sus cigarrillos. Algunos se apagan por falta de atención. Otros amenazan con quemar los dedos del fumador. La sensación de vitalidad que nos transmiten madre e hijo, y del carácter a vida o muerte de su conversación, queda realzada por la perpetua presencia de estos objetos inanimados pero animables».

Janet Malcolm. «Los cigarrillos de Salinger» (2001), en Cuarenta y un intentos fallidos: ensayos sobre escritores y artistas (Forty-One Fase Starts. Essays on Artists and Writers, 2013). Barcelona: Debate, 2015; 253 pp.; traducción de Inga Pellisa; ISBN: 978-84-9992-531-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo