Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Un largo viaje nocturno' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
AndrewsEntoncesNosP.jpg

miércoles, 6 de mayo de 2020

Un largo viaje nocturno


Y entonces nos perdimos, de Ryan Andrews, es un largo cómic destacable por la calidad de su narración gráfica, interesante por la forma realista en que plantea determinadas relaciones entre chicos, y menos conseguida en su lado de relato fantástico con personajes curiosos —aunque habrá quienes disfrutarán también mucho este aspecto de la trama—. Por algunos rasgos del argumento es un relato atractivo también para los excursionistas aventureros y, en particular, para quienes son aficionados a salir al campo a ver estrellas.

En una noche de otoño, un grupo de compañeros de colegio salen en bicicleta por la noche con la intención de seguir el recorrido de unos farolillos que se tiran al río y comprobar si es verdad que se acaban convirtiendo en estrellas. Se fijan dos reglas: nadie vuelve a casa y nadie mira atrás. Pero empiezan a producirse deserciones y, además, se les acaba uniendo Nathaniel, al que ninguno mira bien. Al final son él y Ben, un chico con aires de Harry Potter, los únicos que deciden continuar. Entonces aparece un oso parlante, vestido con un abrigo y una bufanda, que se une a ellos y les dice por dónde seguir, lo cual les acaba conduciendo a lugares inimaginables y a conocer otros personajes muy singulares.

Está bien planteado el arranque de la historia, cuando todos ignoran o menosprecian a Nathaniel, la cobardía con la que Ben les secunda y la forma en que acaba descubrimiendo las cualidades que ignoraba de su compañero. La entrada de los héroes en un mundo de fantasía es, como suele ocurrir, impredecible, y la disfrutarán quienes ya estén acostumbrados a historias semejantes (he visto comparaciones con algunas de Lewis Carroll, Madeleine L’Engle, Shaun Tan y otros…). El relato parece innecesariamente largo, por más que sean vistosos los escenarios y sea notable la calidad gráfica del relato, que cambia de las viñetas rectangulares más clásicas y de los colores azules oscuros del principio, a estructuras más flexibles y colores claros y brillantes cuando Ben y Nathaniel entran en contacto con la singular Madam Majestic.

Ryan Andrews. Y entonces nos perdimos (That was our pact, 2019). Barcelona: Astronave, 2019; 329 pp.; trad. de Alba Pagán; rotulación de Ro Vargas; ISBN: 978-84-679-3644-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo