Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
bienvenidosalafiesta: cuaderno de notas y diccionario de autores y obras de literatura infantil y juvenil    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
JobYakari19b.jpg
sábado, 7 de diciembre de 2019

He actualizado la voz de Yakari, de Job y Derib, y he puesto datos de nuevas ediciones: en los últimos años están siendo publicadas de nuevo todas las historias del personaje.

La última entrega, la número 19, contiene El devorador de estrellas y La asesina de los mares: en la primera el protagonista es un alce albino a quien un indio desea cazar, y en la segunda es una orca malvada a quien Yakari pacifica. El primer relato se mantiene dentro del realismo habitual y en él hay personajes de historias anteriores; en el segundo, sin embargo, reaparece Nanabozo, el conejo mágico que figuraba en dos cómics previos, y con sus habilidades traslada a los protagonistas a unas islas del Pacífico cercanas a la costa canadiense. 

Job y Derib. Yakari: El devorador de estrellas y La asesina de los mares (Le mangeur d'étoiles y Yakari et la tueuse des mers, 2012 y 2014). Barcelona: Norma editorial, 2019; 96 pp.; trad. de David Domínguez y Marion Carrière; ISBN: 978-84-679-3811-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MalcolmChejov.jpg
viernes, 6 de diciembre de 2019

Me ha parecido un gran libro Leyendo a Chéjov, de Janet Malcolm. Pongo aquí unos comentarios que hace a propósito de la influencia que tuvieron los relatos bíblicos en sus cuentos.

Habla de que hay quienes han «encontrado una fuente inesperada de posibles significados [de los relatos de Chéjov] en una veta de material todavía sin interpretar; en concreto, las repetidas referencias de Chéjov a la religión. Es una situación semejante a la del cuento de Poe La carta robada: las referencias a la Biblia y a la liturgia ortodoxa rusa siempre han estado allí, pero no las hemos visto, porque aceptamos la pretensión de Chéjov de ser un racionalista y un incrédulo». En una de sus cartas Chéjov escribió: «En mi infancia recibí una educación religiosa y la misma clase de aprendizaje: cantaba en el coro, leía las epístolas y los salmos en la iglesia, asistía con regularidad a los maitines, hacía de monaguillo, me ocupaba de tocar las campanas. Y ¿cuál ha sido el resultado? Cuando rememoro mi infancia, todo me parece absolutamente sombrío. Ahora no tengo religión». Sin embargo, continúa Malcolm, «si ralentizamos el paso de nuestra lectura y prestamos atención a cada línea, no se nos pasarán por alto algunos indicios», como el comentario de un personaje que dice sentirse «como si me hubiera despertado después de romper el ayuno de Pascua», o el de otro que tiene la impresión «de haber sido ungido con un óleo. En realidad, nos daremos cuenta de que, siempre que un personaje de Chéjov sufre una transformación notable, aparece cerca una alusión a la religión, de la misma manera que los hongos crecen cerca de ciertos árboles del bosque. Esas alusiones son oblicuas, a veces casi invisibles, y posiblemente ni siquiera conscientes».

Más adelante dice la autora norteamericana: «Cuando empezó a escribir sus poderosos y elípticos relatos, tenía modelos a mano: los poderosos y elípticos relatos de la Biblia. Se dice que Chéjov es el padre del relato corto moderno. Sería más preciso (y útil para los escritores contemporáneos que deseen aprender de él) pensar que fue un genio capaz de extraer lo mejor de la narrativa bíblica. La brevedad, densidad y rebeldía de los relatos de Chéjov son cualidades características de los relatos bíblicos».

Janet Malcolm. Leyendo a Chéjov: un viaje crítico (Reading Chekhov. A Critical Journey, 2001). Barcelona: Alba, 2004; 187 pp.; col. Trayectos; trad. de Victor Gallego Ballestero; ISBN: 84-8428-218-X.

Enviar Imprimir
VivesPolina.jpg
jueves, 5 de diciembre de 2019

Gracias a una excelente recomendación he leído hace poco Polina, un elegante y minimalista relato en cómic de Bastien Vivès. En él se cuenta la historia de una bailarina, Polina Oulinov, desde su ingreso en una escuela de danza hasta que alcanza la fama, pasando por etapas diferentes en otras escuelas, en el teatro y en compañías de danza. Se cuentan un poco sus vaivenes emocionales y las decisiones humanas y profesionales que va tomando. Lo más importante acaba siendo la relación que tiene con el estrictísimo profesor Nikita Bojinski, que al principio casi no le habla e incluso le reprende, pero que, a la vez, la distingue con un trato especial, del que luego se aleja cuando su carrera toma otros rumbos, y cuyo papel reconoce y agradece al final.

Recae, prácticamente toda la narración, sobre los dibujos de figuras con contornos finos bien delineados para las bailarinas en acción, y de figuras esbozadas con contornos de trazos sueltos, más gruesos, para las figuras en la vida ordinaria. Los globos de texto contienen la mínima información necesaria. El relato avanza con la sucesión de imágenes en las que se acentúan los sentimientos o sensaciones del momento con el lenguaje corporal y los cruces de miradas. Es elogiable la opción de no decir ni mostrar muchas cosas, y de no exagerar ni amplificar nada, sino dejar que la narración deje su poso precisamente a través de lo que no se dice o no se muestra. Es un gran momento narrativo el del reencuentro final entre la protagonista y su antiguo profesor. También es brillante la elección de fondos: con alguna excepción son grises en interiores, blancos para el cielo, fondos negros o blancos para las bailarinas en los escenarios.

Bastien Vivès. Polina (2011). Madrid: Diabolo ediciones, 2012, 2ª ed.; trad. de Diego Álvarez; ISBN: 9788415153160. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SmithGardnerFieras.jpg
miércoles, 4 de diciembre de 2019

Fieras encantadoras, álbum subtitulado «Una verdad sorprendente» (aunque mejor sería «verdades sorprendentes»), de Heidi Smith y Kate Gardner, es, como dice esta vez con razón la contracubierta, un espectacular álbum, adjetivo que hay que subrayar más si pensamos en que es el primero de la ilustradora.

Como muchas veces pasa, la idea compositiva detrás del álbum es muy sencilla: se nos muestran dos imágenes del mismo animal, una es un cuidado dibujo en blanco y negro (al modo de, por ejemplo, las imágenes de Chris Van Allsburg en Jumanji) y sin fondo, y otra es una ilustración en colores cálidos donde no se resalta ya su ferocidad; junto con la primera se nos habla, por ejemplo, de que los gorilas son feroces y junto con la segunda de que son papás adorables; o de que los murciélagos son feos, sí, pero también unos excelentes guardianes… Es un acierto más que los textos que acompañan las deslumbrantes ilustraciones sean cortitos y estén muy medidos.

Heidi Smith. Fieras encantadoras. Una verdad sorprendente (Lovey Beasts. The Surprising Truth, 2018). Texto de Kate Gardner. Madrid: Harperkids, 2019; 48 pp.; trad. de Elena García Aranda; ISBN: 978-84-17222-65-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
WillemsPalomaAcueste.jpg
martes, 3 de diciembre de 2019

Quien ya conozca los anteriores álbumes de la paloma, de Mo Willems, supondrán con facilidad cómo será No dejes que la paloma se acueste tarde. De nuevo el lector verá la enorme capacidad de la protagonista para encontrar argumentos a su favor: «¡no estoy cansada!», «¡de hecho, me apetece montar una fiesta de perritos calientes!»; «hay un programa de pájaros interesante en la tele»; «¿sabes? Nunca tenemos tiempo de hablar»; «¡Oh! ¡Tengo una idea genial! ¡Podríamos contar estrellas!»... Es excelente también la doble página con ocho viñetas en las que figuran más intentos de la paloma: «Ahora en China es de día», «¡Mañana sí que me iré a la cama temprano!», «Mi conejito también quiere quedarse»… No falta el momento en que lo intenta de nuevo con un llanto desconsolado… Y, cuando al fin la paloma ya duerme, la vemos soñando precisamente con alguno de sus intentos fallidos. El autor pone una tipografía más grande cuando la paloma hace algunas propuestas, o cuanto pronuncia exclamaciones, al tiempo que sabe transmitir su picardía o su teatralidad con gestos mínimos y superexpresivos.

Mo Willems. No dejes que la paloma se acueste tarde (Don’t Let the Pigeon Stay Up Late!, 2006). Valencia: Andana, 2018; 40 pp.; col. Álbums Locomotora; trad. de Anna Llisterri, revisión de Tina Vallès; ISBN: 978-84-16394-82-1. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
sábado, 30 de noviembre de 2019

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de noviembre.

De los libros comentados este mes es muy ingenioso el álbum Ser o no ser... una manzana; El lobo de arena es el mejor de los libros infantiles que conozco sobre amigos infantiles imaginarios; es un gran álbum de conocimientos, con un trabajo abrumador detrás, El hilo de Ariadna; son dos novelas excelentes de aventuras en el Oeste la moderna La encrucijada del roble y la más antigua Los que no perdonan. Además, es una muy buena noticia la edición en España de un álbum tan singular como En el vertedero con Juan y Pedro, y vale la pena, ahora que se acercan las navidades, echar un vistazo al álbum Navidad y a la selección de álbumes y libros sobre el tema que cito en esa nota.

Si el mes pasado se publicaron nuevas ediciones, en formato digital y en papel, de La eficacia del optimismo y Formas de la felicidad, este ha salido ya (aunque veo que por ahora solo en papel) la nueva edición corregida y ampliada del libro sobre Stevenson Una espléndida sinceridad.

En nuevocuaderno: notas del mes de noviembre.

En Libros para jóvenes: notas del mes de noviembre.

En medium, durante noviembre, puse notas tituladas Un buen maestro, 'Historia de dos ciudades' de Charles Dickens, San Martín de Tours (un libro de Regine Pernoud). También corregí un poco y volví a publicar el comentario a 'Verde agua', de Marisa Madieri y De los comportamientos políticos (unas consideraciones de Chesterton al respecto)

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
MalcolmCuarenta.jpg
viernes, 29 de noviembre de 2019

Ya que cité a Ursula Le Guin hace unas semanas criticando a J. D. Salinger, pongo ahora dos comentarios tomados de un libro de ensayos de Janet Malcolm que me han gustado mucho y tienen interés.

En uno habla Malcolm de las críticas feroces que recibió la obra de Salinger Frannny & Zooey —que son dos cuentos consecutivos y no una novela— cuando salió, como libro, en 1961. Sin embargo, sigue, hoy en día está considerada «la obra maestra de Salinger» y vemos que son los críticos los que han quedado anticuados: hay veces en que la crítica contemporánea es como «una especie de radar que detecta la originalidad de la obra». (Me alegra saber que Franny & Zooey está tan bien considerada entre los críticos norteamericanos ahora; cito brevemente los dos cuentos en la voz de Salinger; y también me refiero a ellos, y a otro relato del autor, en el artículo titulado Los otros lados de las cosas que, curiosamente, trata sobre el sentimentalismo, la crítica que hacía Le Guin a Salinger).

Otras observaciones de Malcolm se refieren al uso del cenicero y de los cigarros en Salinger. «Fumar, en Salinger, es algo a lo que merece la pena seguir la pista. No hay nada baladí o casual en los cigarrillos y puros que aparecen en sus relatos, o en la forma en que los personajes interaccionan con ellos». Más adelante dice: «en Zooey los cigarrillos conforman una especie de trama paralela. Los cigarrillos ofrecen a los escritores (o solían ofrecerles) una gran variedad de posibilidades metafóricas. Prenden y se apagan. Arden y se convierten en cenizas. Requieren atención. Generan humo. Crean desorden. Mientras oímos hablar a Bessie Glass y a Zooey, seguimos las fortunas de sus cigarrillos. Algunos se apagan por falta de atención. Otros amenazan con quemar los dedos del fumador. La sensación de vitalidad que nos transmiten madre e hijo, y del carácter a vida o muerte de su conversación, queda realzada por la perpetua presencia de estos objetos inanimados pero animables».

Janet Malcolm. «Los cigarrillos de Salinger» (2001), en Cuarenta y un intentos fallidos: ensayos sobre escritores y artistas (Forty-One Fase Starts. Essays on Artists and Writers, 2013). Barcelona: Debate, 2015; 253 pp.; traducción de Inga Pellisa; ISBN: 978-84-9992-531-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
WormellPlanetarium.jpg
jueves, 28 de noviembre de 2019

Como los demás libros de la colección Bienvenido al Museo —Animalium, Botanicum, Historium, Dinosaurium—, Planetarium, de Chris Wormell y Raman Prinja, es un gran libro: el planteamiento es eficaz, la exposición es clara y está bien ordenada, las ilustraciones son extraordinarias, y la confección del libro es excelente. Después de una introducción o Entrada, los capítulos o salas son: «Una mirada al espacio», «El Sistema Solar», «El sol», «El cielo nocturno», «Las estrellas», «Las galaxias», «El Universo»; finalmente hay una Bibliografía, con un Glosario y más información. Cada sala tiene varias secciones: por ejemplo, las de «Una mirada al espacio» son La radiación y la luz, Telescopios, Observatorios modernos, Telescopios espaciales; la más extensa es «El Sistema solar» con trece; las dos menores con tres son «El Sol» y «El cielo nocturno». Cada sección tiene una ilustración grande, una explicación general y varias leyendas que se corresponden a lo que se ve en la imagen.

Una objeción a la explicación del Big Bang es que decir que, antes de que ocurriera, «todo el Universo estaba contenido en una burbuja inverosímilmente pequeña, miles de veces menor que el punto final de una frase», no aclara nada y le hace preguntarse al lector que de dónde salió la tal burbuja. Recordando a Chesterton aquí tenemos un ejemplo de planteamiento de ciencia popular en el que, para decir que la vida surgió de la nada se usa un modo de razonar parecido al de quien «explica el paseo visible de un fantasma en un cementerio diciendo que debe haber venido del cementerio de otra ciudad».

Chris Wormell. Planetarium (Welcome to the Museum: Planetarium, 2018). Texto de Raman Prinja. Madrid: Impedimenta, 2018; 95 pp.; col. El chico amarillo; trad. de Eduardo Moga Bayona, corrección de Virginia de Castro; supervisión científica de Begoña Ondarroa; ISBN: 978-84-17115-62-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ParlangeCinta.jpg
miércoles, 27 de noviembre de 2019

La cinta, de Adrien Parlange, es un álbum bien pensado, visualmente notable y de construcción engañosamente fácil. En sucesivas dobles páginas, en cartoné, vemos la imagen, y la palabra que la nombra, de un globo, un funambulista, una bebida, una comida, un anzuelo, una fuga, una estrella fugaz, una cometa, una gran serpiente, una serpiente minúscula, un ratón, un riesgo, una caída, una araña, una victoria, un desatado, un relámpago, una inspiración, un viaje… En todas las imágenes cumple su papel una cinta que cuelga del pliegue central del libro (como las cintas que sirven para marcar la página en muchos libros) y que representa en cada caso algo distinto de la figura o escena que se presenta. Además, en algunos casos hay otra ligazón entre una imagen y la siguiente: el autor establece relaciones con las formas o con los significados. El libro estimula la curiosidad, enseña un poco a mirar y tiene también el interés de cómo saca partido a la misma estructura física del libro.

Adrien Parlange. La cinta (Le ruban, 2016). Madrid: Kókinos, 2017; 42 pp. en cartoné; trad. de Esther Rubio; ISBN: 978-84-16126-90-3. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
BrunaNavidad300.jpg
martes, 26 de noviembre de 2019

Como el álbum navideño de Robert Sabuda, o el de Jan Pieńkowski, el de Dick Bruna titulado Navidad es un álbum sencillo y excelente: un buen ilustrador sabe que, ante un tema como este, lo mejor es no inventar nada sino proponer la historia de siempre con el talento gráfico que le es propio. Bruna coloca las palabras que cuentan el relato en las páginas izquierdas y, en las derechas, prescindiendo de todo lo accidental, coloca unos dibujos sintéticos y graciosos de pastores, ovejas, angelitos, el portal, Jesús, María, José, los magos…

Y, aprovechando el tema, recomiendo repasar esta extensa selección de álbumes y de relatos sobre la Navidad a la que he incorporado este álbum y otros.

Dick Bruna. Navidad (kerstmis, 1963). Madrid: Silonia, 2017; 28 pp.; trad. de Cristina Pineda; ISBN: 978-84-94641-23-7. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MartinGarzoPrincesaManca.jpg
sábado, 23 de noviembre de 2019

He añadido informaciones que faltaban en Silencio y El rector de Justin y, sobre todo, he puesto datos de la nueva edición de La princesa manca, de Gustavo Martín Garzo.

Enviar Imprimir
LeMayLosquenoperdonan.jpg
viernes, 22 de noviembre de 2019

Según se cuenta en la buena introducción a Los que no perdonan, de Alan Le May, las mejores novelas del autor fueron las penúltimas: Centauros del desierto, que casi todo el mundo recuerda por la película que hizo John Ford, y esta otra, sobre la que también se basó una película de John Huston (con un espíritu distinto al de la novela, tal como el prologuista también aclara). Las dos se ambientan en Texas, en los años posteriores a la Guerra de Secesión, y la segunda tiene un argumento que se podría considerar inverso al de la primera: si el núcleo de esta es la búsqueda de una chica blanca retenida por los indios, Los que no perdonan se centra en si la joven Rachel, educada en una familia de pioneros, es o no kiowa, y termina con un feroz ataque indio para recuperarla.

La novela es excelente. Primero se sitúa bien al lector: se hacen buenas descripciones de los escenarios y de la vida de los pioneros; se recuerdan los antecedentes familiares de los Zachary —por qué y cómo murió el padre—; se muestra cómo viven su viuda, sus tres hijos y Rachel, la chica que ahora tiene unos 17 años, muy pendiente siempre del mayor, Ben; las tensas relaciones que mantienen con los vecinos, que sin embargo son sus socios en el trabajo de marcar y acarrear el ganado hasta los mercados de Kansas. En todo este tramo del relato de vez en cuando aparece un hombre misterioso, que había sido un viejo conocido y luego enemigo del padre, cuyo papel se va conociendo poco a poco. Colocadas todas las piezas en su sitio llega un intenso tramo final que culmina en un gran desenlace.

Como es de suponer, la novela está compuesta sin atender a los requerimientos de lo que ahora es políticamente correcto. Por eso, tal como piden los tiempos actuales, la introducción discute, con prudencia, las críticas que ha recibido por los párrafos que supuestamente condenan o menosprecian a los kiowas, pero lo cierto es que también se presentan sus comportamientos rectos y que tampoco se disimula en absoluto la crueldad de los Zachary cuando combaten.

Alan Le May. Los que no perdonan (The Unforgiven, 1957). Madrid: Valdemar, 2018; 336 pp.; col. Frontera; trad. de Marta Lila Murillo; introducción de Alfredo Lara; ISBN: 978-8477028888. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MizielTuEstasAqui.jpg
jueves, 21 de noviembre de 2019

Tú estás aquí, de Aleksandra Mizielińska y Daniel Mizieliński, con el asesoramiento científico de Nikodem Frodyma, es un álbum de conocimientos que, a pesar de los inconvenientes que señalaré luego, puede interesar mucho a los entusiastas de la astronomía y los viajes espaciales. Contiene 46 capítulos. Los primeros se titulan «Hazlo tú mismo. Una pelota de playa y un guisante», «Años luz. ¿A qué distancia están las estrellas?», «Arecibo. Un radiotelescopio gigante», «¡Hola, aquí la Tierra! Una radio cósmica», etc. Otros, por ejemplo, tratan sobre «El astromóvil Curiosity», «Hubble, un telescopio espacial», «Los agujeros negros. Una fuera invisible», «Marte. Una expedición soñada», etc.

El libro me ha producido impresiones mezcladas. Por un lado, es un libro difícil de manejar: el tipo de letra para los párrafos explicativos de cada capítulo es alta y estrecha, y el tipo de letra para muchas informaciones adicionales, que van en párrafos distribuidos en las páginas, es pequeño y además, en ocasiones, se lee mal debido a la elección de los colores (letra negra sobre fondo azul oscuro, por ejemplo). Por otro, y como esperaba de los autores, es excelente: es completo, tiene mucho trabajo detrás, presenta una gran cantidad de información bien ordenada, son atractivas tanto las ilustraciones como los diseños de páginas, y presumo que la edición de un libro así en un idioma distinto al original es particularmente difícil.

Aleksandra Mizielinska y Daniel Mizielinski. Tú estás aquí (tu jesteśmy, 2018). Asesoramiento científico de Nikodem Frodyma. Madrid: MaevaYoung, 2019; 105 pp.; col. Libros para los que aman los libros; trad. de Ewa Katarzyna Moloniewicz; ISBN: 978-84-17708-04-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
LindLoboArena.jpg
miércoles, 20 de noviembre de 2019

De todos los libros que hablan de amigos invisibles —como los citados en la nota de ayer— tal vez el que más me ha gustado, por sus acentos originales y su calidad literaria: El lobo de arena, de Åsa Lind. Sus protagonistas son una sensible niña llamada Zackarina que vive, con sus padres y su sabio amigo imaginario, en una casa junto a la costa.

Los quince capítulos del libro cuentan, de forma reflexiva y divertida, y a veces poética, episodios de vida cotidiana de la heroína, sus padres y el lobo de arena, un ser cuyas observaciones hacen ver la realidad a Zackarina de otra manera, y que a veces incluso parece intervenir para que algunas cosas cambien.

La autora demuestra comprender el mundo interior de los niños, el curso realista e imaginativo que muchas veces toman sus pensamientos y reacciones ante lo que dicen o hacen sus padres, que aquí, en esta novela, siempre acaban siendo amables y comprensivos con la chica por más que, algunas veces, estén distraídos o no entiendan lo que le pasa.

Una escena en la que se ve cómo el lobo sabe reafirmar a Zackarina y, a la vez, hacerle comprender mejor las reacciones de sus padres, está en cuando el lobo le dice que patalear es sanísimo, todo un manjar para el esqueleto, y continúa:

«—¡Quien no patalea se estropea! —aulló—.

Pero Zackarina le dice que sus padres se quejan cuando patea y se mueve demasiado mientras comen.

—¡Ja! ¡Demasiado! —bufó el Lobo de Arena—. Para ellos es muy fácil decirlo. Es que son adultos y ya no se acuerdan.

—¿No se acuerdan de qué? —quiso saber Zackarina—.

—De que todo el cuerpo tira de ti cuando creces: un ajetreo y zarandeo que no veas. ¡Saltan palopalopalomitas por todas partes! —explicó el Lobo de Arena—. Eso lo sé yo, y lo sabes tú, y lo sabe cualquier ranita por pequeña que sea. Pero los adultos, ¡como ya no crecen más, se han olvidado de lo que se siente!»

Åsa Lind. El lobo de arena (Sandvargen, 2002). Pontevedra: Kalandraka, 2019; 110 pp.; col. Siete Leguas; ilust. de María Elina; trad. de Mónica Corral y Martin Lexell; ISBN: 978-84-8464-478-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BiddulphKevin.jpg
martes, 19 de noviembre de 2019

Kevin, de Rob Biddulph, se subtitula «el amigo imaginario en el que realmente puedes creer». En la primera doble página vemos al protagonista, Sid Gibbons, a su madre, y el motivo por el que tienen un problema: un plato de comida roto por Sid. A continuación averiguamos otras travesuras de Sid y a quien echa la culpa: «¡Ha sido Kevin! Sí, Kevin, él es el culpable / Si le preguntas te dirá quién es el responsable». Su madre no le cree, a pesar de todas sus explicaciones y lo manda a la cama. Y allí ocurre algo que no esperaba: se abre una trampilla en el techo al que Sid sube por una escalera y entonces descubre un mundo de colores que desconocía en el que ve a Kevin y, cuando Kevin le enseña su mundo, Sid descubre que entonces es él quien resulta ser el amigo invisible, lo que le hace pensar en la cantidad de trastadas que puede hacer puesto que nadie le ve.

Álbum que se puede sumar a la numerosa serie de libros sobre amigos imaginarios (1, 2, 3, 4). Buena narración gráfica, con figuras graciosas con piernas como palillos, en colores apagados, grises y verdosos, para el mundo real, y en colores vivos y brillantes para el mundo imaginario. Buena narración también con palabras, versificada de modo eficaz. El esquema argumental —como el de Donde viven los monstruos: enfado, castigo, mundo imaginario, regreso…— es apropiado para mostrar que a los niños hay que hacerles darse cuenta de que no han de excusarse y que deben asumir sus responsabilidades… Se ve que el libro contiene alusiones a libros anteriores del autor, que no conozco.

Rob Biddulph. Kevin (Kevin, 2017). Valencia: Andana, 2018; 32 pp.; col. Álbums Locomotora; trad. de Anna Llisterri, revision de Tina Vallès; ISBN: 978-84-17497-01-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo