Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de julio de 2020 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
sábado, 11 de julio de 2020

Algunos de los libros de historia con los que he disfrutado y aprendido más son los de Jacqueline de Romilly (1903-2010) sobre la Grecia antigua. En la página he puesto estas notas:

—De Tucídides. Historia y razón (1967): Atractivo y riguroso, El historiador como creador, Del orden del relato a la emoción, Confiar en la perspicacia del lector.

—De La tragedia griega (1970): Fe en el hombre.

—De ¿Por qué Grecia? (1992):  una reseña larga, El aire de Grecia, Por qué leer la Iliada.

—De Alcibíades o los peligros de la ambición (1995): Desdén hacia la justicia, Indulgencia improcedente.

—De El tesoro de los saberes olvidados (1998): Equilibrio y estabilidad.

—De La Grecia antigua contra la violencia (2000): Creer o no creer en la felicidad, Las reglas no escritas.

Enviar Imprimir
viernes, 26 de junio de 2020

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de junio.

En esta nota  están los libros mejores que he leído y comentado en esta página en los últimos seis meses.

La gran mayoría de los libros de los que he hablado en el último mes, igual que los que saldrán en julio, e incluso en agosto, no son como los que habitualmente comento: las bibliotecas y librerías han estado cerradas las semanas del confinamiento y he aprovechado para leer o releer bastantes libros antiguos.

Sin duda son, en general, mejores lecturas, así que he salido ganando, y lo mismo les ocurrirá a quienes sigan las pistas que he dejado: entre otras, leer o volver a leer la primera serie de los Episodios Nacionales, o clásicos breves como los de la gran colección Doce uvas (he hablado hasta el momento de Rilke, Séneca, Cicerón, Montaigne..., y lo haré de varios más), o colecciones de cuentos tradicionales, o La venganza de don Mendo...

A quienes me han ido preguntando lecturas con frecuencia les he remitido a los escritores que más conozco y a mis guías sobre ellos —recientes, solo en formato electrónico, La discreción del bien (Dostoievski), El secreto de la belleza (McCarthy) y La esperanza del rescate (Golding); de hace más meses, también en papel, La eficacia del optimismo (Dickens), Formas de la felicidad (varios autores) Una espléndida sinceridad (Stevenson)—.

Además, a los que siguen más de cerca los libros infantiles y juveniles, les he recomendado las selecciones de charlas y artículos sobre LIJ que he podido preparar también estas semanas: Verdades y leyendas y Corrientes profundas.

En nuevocuaderno: notas del mes de junio

En Libros para jóvenes: notas del mes de junio.

En medium puse varias entradas de distinto tipo sobre libros: Grandes libros, buenos lectores (una selección de aforismos de Gómez Dávila), Libros sobre Cervantes (una entrada larga sobre libros que vale la pena conocer), 84 Charing Cross Road, de Helene Hanff. (Y aprovecho para decir que espero preparar pronto un libro electrónico con las mejores entradas puestas hasta el momento en medium).

AVISO
Este boletín se publica en twitter, facebook y en esta misma página. Además, quienes deseen recibirlo en un correo a través de TinyLetter han de pulsar en Boletín informativo y suscribirse.

Enviar Imprimir
jueves, 25 de junio de 2020

Una selección de libros de los últimos seis meses, seleccionados a su vez entre los que puse en las notas de días previos, sería esta:

—para prelectores, un divertido cómic como La fiesta y otras historias y el juguetón El señor Búho

—para primeros lectores, estos dos álbumes: El muro en mitad del libro, y uno que puede animar a otras lecturas posteriores como Los cuentos de Willy;

—entre los libros infantiles, uno muy eficaz como Cuentos de fantasmas del abuelo y uno de fantasía sin edad como Érase dos veces el barón Lamberto

—un álbum de conocimientos científico-técnicos: Curiosity: la historia de un robot explorador de Marte

—dos álbumes informativos sobresalientes y de gran formato: el elegante En el jardín y el espectacular Océano

—una buena novela juvenil: El sorprendente catálogo de Walker Dawn

—dentro de la tendencia creciente de cómics infantiles y juveniles, dos personajes a seguir: El temerario Jack y Los espeluznantes casos de Margo Maloo.

—una larga novela decimonónica que se ha publicado por primera vez en España: El mundo en que vivimos;

—un libro que me gustado mucho, de arte y autoficción podríamos decir, es El nervio óptico;

—un ensayo muy notable, por su amenidad y su riqueza de contenido, es El infinito en un junco;

—un libro excepcional sobre cuestiones educativas: La familia imperfecta. Cómo convertir los problemas en retos.

Y hay más..., que diré mañana.

Enviar Imprimir
miércoles, 24 de junio de 2020

Los mejores libros de ficción leídos en los últimos meses:

   Un chelín para velas. Josephine Tey.
   El árbol de las cerezas. Paola Peretti.
   Asesinato es la palabra. Anthony Horowitz.
   El mundo en que vivimos. Anthony Trollope.
   Un hijo de nuestro tiempo. Ödön von Horváth.
   Vidas descalzas. Fabio Geda.
   El asedio de Troya. Theodor Kallifatides.

Y de no-ficción:

   Ochenta días: la gran carrera de Elizabeth Bisland y Nelly Bly, la vuelta al mundo que hizo historia. Matthew Goodman.
   Benito Pérez Galdós: vida, obra y compromiso. Francisco Cánovas Sánchez.
   El río. Ana María Matute.
   Cartas a un joven poeta. Rainer Maria Rilke.
   La familia imperfecta. Cómo convertir los problemas en retos. Mariolina Ceriotti Migliarese.

Además, en nuevocuaderno he puesto comentarios a libros que tienen bastante de novelas y bastante de autoficción que no había mencionado antes en bienvenidosalafiesta:

   La fruta del borrachero. Ingrid Rojas.
   El nervio óptico y La luz negra. María Gaínza.
   Desierto sonoro. Valeria Luiselli.

Y en el mismo lugar he hablado de algunos libros de no-ficción:

   El rebaño excelente. William Deresiewicz.
   No society. Christophe Guilluy.
   La imaginación conservadora. Gregorio Luri.
   Hablando de niños. Carlos González.
   El infinito en un junco. Irene Vallejo.

Enviar Imprimir
martes, 23 de junio de 2020

Álbumes y libros informativos (de distintos alcance y extensión):

   Basura: todo sobre la cosa más molesta del mundo. Gerda Raidt.
   Curiosity: la historia de un robot explorador de Marte. Markus Motum y Stuart Atkinson.
   En el jardín. Emma Giuliani.
   Migraciones: los increíbles viajes de los animales. Jenni Desmond y Mike Unwin.
   Loco por los felinos. Owen Davey.
   Osos. Pascal Girard.
   El jardín de Matisse. Cristina Amodeo y Samantha Friedman.
   Océano. Hélène Druvert y Emmanuelle Grundmann.
   La noche de Nandi. Eileen Browne.

Cómics y libros infantiles:

   Yin y el dragón. Xu Yao y Richard Marazano.
   El temerario Jack y El temerario Jack y el rey duende. Ben Hatke.
   Los espeluznantes casos de Margo Maloo. Drew Weing.
   Érase Dos veces El barón Lamberto o el misterio de la isla de San Giulio. Gianni Rodari.
   Una preciosa vaquilla. Marc Boutavant y Emmanuel Guibert.
   Robot salvaje. Peter Brown.
   Cuentos de fantasmas del abuelo. James Flora.

Cómics y libros juveniles:

   Nelly Bly, diario de una viajera. Montse Mazorriaga y Carlos Correia.
   Y entonces nos perdimos. Ryan Andrews.
   Fantasmas. Raina Telgemeier.
   Raritos y Valiente. Svetlana Chmakova.
   NonNonBa. Shigueru Mizuki.
   Hicotea. Lorena Álvarez.
   El sorprendente catálogo de Walker Dawn. Davide Morosinotto.
   El brazalete de piel de mono. Marta Román.
   El taller de bicicletas (o el secreto inconfesable de Raoul Taburin). Jean Jacques Sempé.

Enviar Imprimir
lunes, 22 de junio de 2020

Los mejores álbumes para pequeños leídos en los últimos meses:

   Animales y Frutas. Oscar Villán y Antonio Rubio.
   Juego de letras. Oscar Villán y Antonio Rubio.
   Flora y los pavos reales. Molly Idle.
   Atascado. Shinsuke Yoshitake.
   Fox + Chic. La fiesta y otras historias. Sergio Ruzzier.
   El señor Búho. Jacqui Lee.
   El joven guerrero. Gusti y Ricardo Alcántara.
   Un Zorro. Un libro (de miedo) para contar. Kate Read.
   Si te pica un mosquito. Jordi Gastó y Christian Inaraja.

Los mejores álbumes para primeros lectores:

   La casa de los pájaros. Carmen Queralt y Estrella Ortiz.
   Mientras tú duermes. Mariana Ruiz Johnson.
   Pequeño botón. Lucía Cobo y Paula Merlán.
   El lobezno perdido. Jim Field y Rachel Bright.
   No tengas miedo, cangrejita. Chris Haughton.
   La reina de la noche. Mandana Sadat y Pep Molist.
   Zoo ilógico. Ramón Paris y Raúl Romero.
   Marta en el fondo del mar. Albertine y Germano Zullo.
   Todos al trabajo y Todo sobre ruedas. Richard Scarry.
   Los cuentos de Willy. Anthony Browne.

Los mejores álbumes para lectores más mayores:

   El muro en mitad del libro. Jon Agee.
   Rady, el gato enfermero. Tadahiro Uesugi y Satorino Fuchigami.
   Cosas que no hacen los mayores. Benjamín Chaud y Davide Cali.
   El bosque milenario. Jiro Taniguchi.
   Valientes. Clotilde Perrin.
   Cuenta conmigo. Miguel Tanco.
   Bajo las olas. Xabier Salomó y Maritxell Martí.
   Incompleto. José Fragoso.
   Mateo. Carmen Queralt y Marisa López Soria.

Enviar Imprimir
PerezG19Marzo2Mayo.jpg
viernes, 19 de junio de 2020

Tercera novela de los Episodios Nacionales.

1808. Dos acontecimientos centrales: en marzo, el motín que haría caer a Godoy —«era aquella la primera vez que veía al pueblo haciendo justicia por sí mismo, y desde entonces le aborrezco como juez», dice Araceli—; y en mayo, la revuelta popular del día 2 —«raras veces presenta la historia ejemplos como aquel, porque el sentimiento patrio no hace milagros sino cuando es una condensación colosal, una unidad sin discrepancias de ningún género, y por lo tanto una fuerza irresistible y superior a cuantos obstáculos pueden oponerle los recursos materiales, el genio militar y la muchedumbre de enemigos»—. En medio de los acontecimientos, llevados de un lugar para otro, están Gabriel, Inés, su tío, y otros personajes. Poco a poco, el héroe aprende: «las contrariedades me habían dado alguna experiencia; conocía ya los rudimentos de la ciencia del corazón, y el mío principiaba a reunir ese tesoro de desconfianzas, merced a las cuales medimos los pasos peligrosos de la vida». En lo que se refiere a las aventuras del héroe lo que importa es que, al final, Inés es secuestrada y desaparece.

Abundan, como siempre, los adjetivos descriptivos magníficos: una voz becerrona, una mano lagartijera… Asoman, también como siempre, la ironia zumbona y los conocimientos literarios del autor: el narrador dice que estaban en la taberna «pidiendo Lopito para sí aguardiente de Chinchón, y yo tintillo de Arganda», y continúa: «No estábamos solos en aquella academia de buenas costumbres, porque cerca de la mesa en que nosotros perfeccionábamos nuestra naturaleza física y moral, se veían hasta dos docenas de caballeros, en cuyas fisonomías reconocí a algunos famosos Hércules y Teseos de Lavapiés, de aquellos que invocó con épico acento el poeta al decir: Grandes, invencibles héroes, que en los ejércitos diestros de borrachera, rapiña, gatería y vituperio, fatigáis las faltriqueras».

Entre los muchos personajes singulares que destaca la narración hay varias mujeres combatientes cuyo comportamiento heroico y feroz desmiente las afirmaciones masculinas típicas: «en este día el llanto es indigno aun en las mujeres» dirá un anciano. Por ejemplo, esta escena de combates callejeros en la Puerta del Sol: «—Ven acá, Judas Iscariote —exclamó la Primorosa, dirigiendo los puños hacia un mameluco que hacía estragos en el portal de la casa de Oñate—. ¡Y no hay quien te meta una libra de pólvora en el cuerpo! ¡Eh, so estantigua!, ¿pa qué le sirve ese chisme? Y tú, Piltrafilla, echa fuego por ese fusil, o te saco los ojos. Las imprecaciones de nuestra generala nos obligaban a disparar tiro tras tiro».

Pero aquí destaco la descripción que hace de un tipo muy particular que reaparecerá más adelante: «Juan de Dios era sin género de duda un excéntrico, pues también en aquella época había excéntricos. Un hombre que no habla, que ignora lo que es la risa, que no da un paso más de los necesarios para trasladarse al punto donde están la pieza de tela que ha de vender, la vara con que la ha de medir, y la hortera en que ha de guardar el dinero; un hombre que en todas las ocasiones de la vida parece una máquina cubierta con la humana piel para remedar mejor nuestra libre, móvil e impresionable naturaleza, ha de llevar dentro de sí algo ignorado y excepcional».

Como en Trafalgar reivindicó a varios marinos españoles al frente de la flota, en esta novela Galdón reivindica las figuras de dos oficiales de artillería desconocidos que hicieron frente a un asalto de las tropas francesas en las calles de Madrid: «Eran aquellos los dos oficiales oscuros y sin historia, que en un día, en una hora, haciéndose, por inspiración de sus almas generosas, instrumento de la conciencia nacional, se anticiparon a la declaración de guerra por las juntas y descargaron los primeros golpes de la lucha que empezó a abatir el más grande poder que se ha señoreado del mundo. Así sus ignorados nombres alcanzaron la inmortalidad». Hablará después de Pedro Velarde, Luis Daoiz y otros, y terminará su historia estando presente y siendo una de las víctimas del 2 de mayo.

[Vista del libro en la Biblioteca Virtual Cervantes y en amazon.es]

Enviar Imprimir
Machado12poemas.jpg
jueves, 18 de junio de 2020

Hay libros infantiles o juveniles preparados con el objetivo de acercar a los lectores a un autor, ofreciéndoles pocos textos suyos, pero bien elegidos, y presentándoselos en un libro físicamente atractivo por la calidad de su edición y sus imágenes. Es el caso de 12 poemas de Antonio Machado, acompañados de sugerentes y evocadoras ilustraciones de Pablo Auladell y seleccionados entre los más conocidos del poeta sevillano —en especial por quienes oyeron en el pasado las versiones cantadas de Joan Manuel Serrat de, por ejemplo y entre otros, «La saeta», «Proverbios y Cantares» I («Nunca perseguí la gloria») y XXIX («Caminante, son tus huellas»)—. Al final hay una breve biografía de Machado y un comentario del ilustrador sobre su particular «relectura» de los poemas que ilustra.

Antonio Machado. 12 poemas de Antonio Machado. Selección de poemas de Manuela Rodríguez y Antonio Rubio. Pontevedra: Kalandraka, 2020; 36 pp.; ilust. de Pablo Auladell; ISBN: 978-84-8464-045-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
miércoles, 17 de junio de 2020

Durante los días del confinamiento aproveché para leer muchos cuentos populares y para enterarme algo más del enorme trabajo de algunos folcloristas de los que no sabía nada. Entre otras obras leí la muy documentada recopilación Cuentos y leyendas populares de la Argentina, un espectacular trabajo de mediados del siglo XX que hizo Berta Elena Vidal de Battini, y un trabajo también muy notable y algo posterior, aunque menos extenso, como son los Cuentos populares chilenos, de Ramón Laval.

Enviar Imprimir
VanAllsburgJumanji2.jpg
martes, 16 de junio de 2020

He puesto datos de las ediciones más recientes de dos álbumes de Chris Van Allsburg, Jumanji y Los misterios del señor Burdick, y de NO, de Claudia Rueda.

Enviar Imprimir
sábado, 13 de junio de 2020

Notas tomadas de libros o de declaraciones del director de cine francés Robert Bresson (1901-1999):

—De Notas sobre el cinematógrafo: Lo verdadero del cine, El silencio es necesario.

—En La política de los autores, entrevistas: Dejar al espectador lo más libre posible, De la simplificación.

—De Bresson por Bresson: entrevistas, 1943-1983: Elegir y suprimir, La verdad de la emoción, Juana de Arco según ella misma.

Enviar Imprimir
PerezGCorteCarlosIV.jpg
viernes, 12 de junio de 2020

Segunda novela de los Episodios Nacionales.

1807. El acontecimiento histórico en el centro del relato es el de una conjura del príncipe Fernando y sus seguidores contra su padre, el rey Carlos IV. Gabriel vive en Madrid como aprendiz en una imprenta y como criado de una actriz —«mi trabajo, si no escaso, era divertido y muy propio para adquirir conocimiento del mundo en poco tiempo»—. Conoce a Inés —una modista de 14 años que vive con su madre, viuda, que al final de la novela fallecerá diciéndole que no es su verdadera madre—, y entra al servicio de la intrigante Condesa Amaranta (nombre ficticio que se refiere a la Duquesa de Alba). Así Gabriel entra en contacto con ambientes cortesanos y populares de Madrid, lo que le permitirá ir presentando gente de muy distinto tipo, cosa que hace, dice, «para que se comprenda qué clase de espantajos había entonces para regocijo de aquella generación. En cuanto a mí, siempre me han hecho gracia estos tipos de la vanidad humana, que son sin disputa los que más divierten y los que más enseñan». Sin embargo, el narrador mostrará bien cómo se sintió fascinado por «estar en palacio, creyendo que sólo por el contacto del suelo que pisaban mis pies, tenía nuevos títulos a la consideración del género humano; y como cuantos llevamos la generosa sangre española en nuestras venas, somos propensos a la fatuidad, no pude menos de creerme un verdadero y genuino personaje».

Como el mismo narrador reconocerá, en ocasiones hace digresiones que le desvían de los hilos de su historia: el de los acontecimientos públicos y el de sus afanes privados. En esta novela tiene un especial interés, y también encaja de lleno con las andanzas del héroe, la que dedica al teatro de la época. Se describen bien las discusiones que había entre un tipo de teatro y otro, se cuenta el modo en que los partidarios de unos y otros abucheaban e intentaban hacer fracasar las obras de los rivales. Se discute también, por boca de distintos personajes, la valía de unos y otros dramaturgos: cuando Gabriel le dice al pedante Cascaciruelas que le parece bien la intención de un autor de censurar los vicios de la educación del momento, su interlocutor le responde diciéndole que nadie le manda al autor meterse en esas filosofías y que nada tiene que ver la moral con el teatro. El narrador terminará con una defensa cerrada de Leandro Fernández de Moratín: de él dice Gabriel que, «en sus conversaciones era siempre mucho menos festivo que en sus escritos; pero tenía semejanza con éstos por la serenidad inalterable en las sátiras más crueles, por el comedimiento, el aticismo, cierta urbanidad solapada e irónica, y la estudiada llaneza de sus conceptos. Nadie le puede quitar la gloria de haber restaurado la comedia española, y El sí de las niñas, en cuyo estreno tuve, como he dicho, parte tan principal, me ha parecido siempre una de las obras más acabadas del ingenio».

El contacto con gente de toda clase propicia que vaya en aumento el conocimiento propio del narrador, lleno de juvenil ignorancia y equivocado patriotismo, pues «me hallaba por más señas en la edad en que somos tontos», reconocerá. Pero, después de varios tristes episodios, dirá de sí mismo que «he sido un alma de cántaro; pero bien dice el señor cura, [el tío de Inés], que la experiencia es una llama que no alumbra sino quemando»; dirá que «salí decidido a huir para siempre del vergonzoso arrimo de cómicos y danzantes, de damas intrigantuelas y de hombres corrompidos y fatuos»; que, «después de tanto abatimiento», había hecho «una nueva conquista de inmenso valor, la idea del honor»; que desde ahora sus objetivos se centrarían en «llegar a ser persona de provecho; pero de modo que mis acciones me enaltezcan ante los demás y al mismo tiempo ante mí, porque de nada vale que mil tontos me aplaudan, si yo mismo me desprecio».

Pero todo será posible gracias a Inés, una chica de la que al principio piensa que es muy buena pero tiene pocos alcances e incluso se lo dice a ella: «Al fin eres mujer, y las mujeres... como no sea hacer calceta, y de poner el puchero a la lumbre, de nada entienden una higa. Este negocio que tratamos no es para tu pobre cabecita. Los hombres son los que lo entendemos bien, porque tenemos un modo de ver las cosas más por lo alto, porque en fin, tenemos más talento». Pero Gabriel irá dándose cuenta de que las cosas son al revés: «Inés tenía el don especialísimo de poner todas las cosas en su verdadero lugar, viéndolas con luz singular y muy clara, concedida a su privilegiado entendimiento, sin duda para suplir con ella la inferioridad que le negó la fortuna». (…) Todo en ella era sencillez, hasta su hermosura, no a propósito para despertar mundano entusiasmo amoroso, sino semejante a una de esas figuras simbólicas, que no están materialmente representadas en ninguna parte; pero que vemos con los ojos del alma, cuando las ideas agitándose en nuestra mente, pugnan por vestirse de formas visibles en la oscura región del cerebro».

Más adelante dirá: «Puedo decir comparando mi espíritu con el de Inés, y escudriñando la radical diferencia entre uno y otro, que el de ella tenía un centro y el mío no». Un centro que, cuando muere su madre, el narrador describirá diciendo que era el suyo «un dolor resignado, propio de quien acostumbraba a relacionar las penas y las alegrías con la voluntad de arriba». El narrador, antes de cerrar este capítulo, recuerda la acción de la Providencia en su vida del siguiente modo: «cuando se acerca el fin de la jornada, causa cierto gozo el considerar de qué extraña manera nos prepara la Providencia, allá en los comienzos de nuestra vida, el camino que hemos de recorrer y hasta los tropiezos o facilidades, penas y alegrías que en él hemos de encontrar. El tránsito de la niñez a la juventud parece el esbozo de un drama, cuyo plan apenas se entrevé en el balbuciente lenguaje de los primeros afectos y en la indecisión turbulenta de las primeras acciones varoniles».

[Vista del libro en la Biblioteca Virtual Cervantes y en amazon.es]

Enviar Imprimir
MontaigneEnsayos.jpg
jueves, 11 de junio de 2020

Un excelente primer acercamiento a los Ensayos de Michel de Montaigne es leerse la selección de la colección Doce uvas. El traductor y prologuista da unos breves datos biográficos del autor, resume bien su pensamiento, y explica que la selección de textos está pensada para intentar dar sus principales "tesis" «en el ámbito de la ética y las costumbres, además del testimonio sobre sí mismo, que es lo más llamativo de los Ensayos», y por eso no se incluyen las historias que cuenta en ellos acerca de autores clásicos o de personajes históricos. Unos párrafos son estos:

«Estimo que la nodriza de las más falsas opiniones públicas y particulares es la exagerada buena opinión que el hombre tiene de sí mismo».

«Las cosas no son dolorosas y difíciles por sí mismas: nuestra debilidad y cobardía las hace tales. Para juzgar las cosas grandes y elevadas, hace falta un alma alta; si no es así, les atribuimos nuestro vicio. Un remo en el agua parece curvo, pero es recto».

«No es cosa de poco tener que regir a otros, cuando regirnos a nosotros mismos ya es tan dificultoso. En cuanto al mandar, que parece algo tan dulce, si se tiene en cuenta la imbecilidad del juicio humano y la dificultad de elegir entre las cosas nuevas e inciertas, soy de la opinión de que es más fácil y más agradable seguir que guiar. Es un gran descanso para el espíritu tener que seguir solo una vía ya trazada, respondiendo solo de uno mismo. "Vale más obedecer mucho, en tranquilidad, que dirigir un imperio" (Lucrecio, De rerum natura, V, 1, 126). Y lo que decía el rey Ciro: que solo corresponde mandar al hombre que vale más que aquellos a los que manda»

«Es conveniente enseñar cuidadosamente a los niños a odiar los vicios por propia naturaleza y hacerles ver su natural deformidad, para que huyan no solo de practicarlos sino de acogerlos en su corazón. Que la misma idea de vicio les sea odiosa, se disfrace el vicio como se disfrace».

«Es preciso sufrir con paciencia las leyes de nuestra condición. Estamos hechos para envejecer, para debilitarnos, para estar enfermos a pesar de cualquier medicina. Es lo primero que enseñan los mexicanos a sus hijos cuando salen del vientre de su madre. Así lo saludan: ‘Hijo, has venido al mundo para padecer; padece, sufre y calla’».

Michel de Montaigne. Ensayos (selección) (Essais, 1580). Madrid: Rialp, 2015; 104 pp.; col. Doce uvas; introd. y trad. de Rafael Gómez Pérez; ISBN: 978-8432145261. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MunozSecadonMendo.jpg
miércoles, 10 de junio de 2020

Una obra que, después de muchos años, volví a leer durante los días del confinamiento y que me volvió a divertir muchísimo: La venganza de don Mendo (1918), de Pedro Muñoz Seca. La voz de Wikipedia, a la que remito, explica de modo sucinto, su popularidad —«la cuarta obra más representada de todos los tiempos en España junto con Don Juan Tenorio, Fuenteovejuna y La vida es sueño»— y sus méritos —«un recorrido por casi todos los metros y formas estróficas de la poesía castellana»—. Se puede leer en formato epub en la Biblioteca Digital Hispánica o en formato mobi para kindle en amazon.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo